Cómo Hablar de Sexualidad con Nuestros Hijos Adolescentes

Para muchos padres es difícil hablar sobre la sexualidad con sus hijos adolescentes, porque se trata de un asunto muy personal y privado. Ellos pueden sentirse avergonzados al hacerlo y pueden no confiar en los consejos que les dan, o tal vez prefieren hablar del tema con sus amigos.

Los padres evitan hablar de sexualidad con sus hijos, porque temen que estos podrían querer probarlo, debido a que los adolescentes sienten gran curiosidad se les hable del tema o no. Sin embargo, los estudios demuestran que los adolescentes cuyos padres les han hablado sobre el sexo son más responsables en sus actividades sexuales.

Al ser el tema de sexualidad algo tan importante en la vida, nada puede reemplazar la influencia de los padres sobre los hijos.

Los padres son las personas más idóneas para enseñarle a sus hijos adolescentes sobre las relaciones, el amor, el compromiso y el respeto, tanto de palabra como con su ejemplo.

¿Cuál es la mejor manera de hablar de sexualidad con nuestros hijos?

La sexualidad es algo muy natural, sin embargo, para muchos padres resulta complicado abordar el tema con sus hijos porque este hecho les puede provocar angustia. Y no solo se trata de hablar de dónde y cómo vienen los niños, sino que deben formarlos con valores de responsabilidad.

Para que esto no ocurra, los padres deben llenarse de confianza en sí mismos, prepararse sobre lo que deben hablar y tener presente que mientras más cantidad de información haya mejor será la conversación.

como hablar de sexualidad con nuestros hijos

En la preparación, los padres deben adquirir nuevos conocimientos recurriendo a libros o profesionales de salud. Lo más importante, es comenzar haciéndolo desde la infancia, así no se convierte en un tema tabú.

Una forma conveniente de hacerlo, es aprovechar situaciones cotidianas. Un ejemplo puede ser, al observar a una mujer embarazada tocar el tema de cómo se hacen los niños. Pero no solo se trata de hablarles del embarazo y todo lo relacionado con él, sino también sobre las etapas de cada uno de ellos y de su futuro cercano.

Lo importante es lograr que cuando esos niños crezcan y lleguen a la edad adulta tengan las herramientas necesarias para llevar una vida sexual segura, adecuada y responsable.

¿Es un tabú si hablamos de la sexualidad con nuestros hijos?

En el transcurso de la historia las sociedades han creado diferentes tabúes. Uno de ellos ha sido el tema del sexo, el que se acobijó con un manto de misterio porque se suponía que no era adecuado hablar de él, y tampoco se debía mencionar en las diferentes circunstancias de la vida familiar.

Así lo establecían las normas, por causa de las conveniencias sociales basadas algunas veces en principios irracionales y solo eso bastaba.

La palabra tabú es sinónimo de prohibido y romperlo, ha sido considerado como un delito grave en la sociedad que lo establece. Se cree que en las culturas antiguas los tabúes servían para amoldar al hombre a la obediencia.

Las sociedades civilizadas actuales, han permitido la hegemonía de aquellos tabús que sirven para moderar algunos comportamientos sociales. El silencio sobre temas sexuales se ha mantenido bajo el aspecto de precepto moral, impidiendo una correcta divulgación de la información y prevaleciendo la difusión de la pornografía.

Te recomiendo ver el video créditos al canal de  El Terapeuta Inconsciente

¿Cómo acércanos más a nuestros hijos para hablar de sexualidad?

Es normal que ellos comiencen a realizar preguntas sobre la sexualidad y sobre las diferencias entre el hombre y la mujer, por esa razón, es necesario que estemos preparados para ese momento y no equivocarnos, y de esta manera, transmitirles de una adecuadamente las respuestas que piden.

Es preciso que las respuestas que se den estén acordes con su edad y nivel educativo para que las puedan entender. Con naturalidad y franqueza, y en los términos apropiados.

En el caso de los adolescentes hay que tener en cuenta que no son muy amigos a los sermones. La regla general no falla, si los padres no les proporcionan información verdadera sobre la sexualidad, ellos la buscarán por otros medios que posiblemente será fuera de todo contexto.

como lograr que nuestros hijos hablen de sexualidad con sus padres

¿Qué hacer si nuestros hijos adolescentes no desean hablar de sexualidad con nosotros ?

  • En primer lugar hay que ser un padre con presencia en la vida de sus hijos. No se puede aparecer de la noche a la mañana y comenzar a hablar sobre sexualidad con ellos y pretender que les escuchen.
  • Se debe elegir el momento adecuado. Un enamoramiento de un hijo a los 13 años puede ser una buena ocasión.
  • Es necesario superar la propia vergüenza.
  • Elegir el tono adecuado, debe ser de una forma serena y tranquila.
  • Debe aceptar la incomodidad que le produce hablar sobre el tema.
  • Piense cómo sacar el tema, porque sentarse frente a frente es una situación intimidante.
  • Hay que ser imaginativo, sacar tema a partir de la letra de una canción, o recordando su propia juventud.
  • Utilice términos acordes con la edad de su hijo, pero no les hable como niños pequeños, ni utilice su lenguaje. Recuerde que es su padre, no su amigo.
  • Realice afirmaciones generales para no personalizar a su hijo, así no se pondrá a la defensiva.
  • Recuerde que es una conversación y no un sermón.
  • No utilice respuestas apresuradas, si tiene alguna duda dese un tiempo para investigar y retomar el tema en otro momento

hijos adolescentes que no quieren hablar de sexualidad con sus padres

¿Cómo orientar a nuestros hijos en la adolescencia para que nos cuenten sobre su actividad sexual?

Es de suponer que en este rol, dependerá si se trata de un hijo o tal vez si se trata de una hija. Dependiendo del género del hijo, corresponderá a la madre o al padre tratar buscar la comunicación sobre ese tema, porque la vergüenza del hijo estará de por medio.

Es importante establecer este lazo de comunicación desde la infancia, para ganar con el tiempo la confianza necesaria para que los hijos en la adolescencia nos cuenten sobre su actividad sexual.

Deja una respuesta